(vertical-x1)
Beatriz Rosselló enumeró las iniciativas de sus antecesoras que planifica continuar, entre ellas “Lee y Sueña”, “Destellos de Moda” y la atención a los niños bajo custodia del Estado que pueden ser adoptados. ([email protected])

Cuando Beatriz Rosselló habla de la Oficina de la Primera Dama, visualiza un espacio desde donde pueda proseguir y madurar ese don de servicio que lleva grabado en su piel.

Siempre ha trabajado con organizaciones sin fines de lucro, lo que le ha llevado a identificarse con causas como el rescate de animales abandonados. En esta ocasión, sin dejar a un lado esa misión, ha tomado como punta de lanza para su primer año como primera dama, a las jefas de familia.

Beatriz conoce de primera mano los sacrificios que son capaces de hacer las mujeres para levantar a sus hijos solas. Ese fue el escenario, por un tiempo, en su hogar. “Mi mamá fue jefa de familia por muchos años y fue bien fuerte para ella. Yo sé lo que es coger cupones, que te corten el agua o la luz porque no te da el dinero. Yo vi todas esas necesidades y nunca vi a mi mamá quejarse. Lo que la vi fue echando hacia adelante”, compartió desde su hogar en Guaynabo.

Desde la sala de su hogar, donde ya es evidente que se avecina una mudanza, Beatriz habló con El Nuevo Día sobre sus planes desde la Oficina de la Primera Dama, espacio que, dada la crisis económica y social que vive el País, sostuvo, se hace imprescindible.

“Me gustaría que todas las madres de Puerto Rico tengan un gobierno que les dé la mano y que ellas puedan echar hacia adelante, y sus hijos estén orgullosos de sus mamás”, compartió la madre de Claudia, de 2 años.

Fue a través de los conversatorios que celebraron a través de la confección del Plan para Puerto Rico que Beatriz conoció de primera mano las principales necesidades de las mujeres puertorriqueñas.

La meta, dijo, es darles las herramientas necesarias para que puedan terminar sus estudios y complementar el trabajo y el cuidado de los niños, una de las mayores limitaciones de madres solteras. “Yo voy a estar allí para que ellas sepan que esos proyectos existen y darles la mano para que sepan dónde ir”, apuntó.

Esa mano amiga, dijo, también va a estar extendida a las organizaciones sin fines de lucro, entidades cuyos recursos y servicios se han visto amenazados ante la crisis fiscal que atraviesa el Gobierno.

“Lo inteligente en estos momentos es darles unas herramientas, que el Gobierno sea facilitador para ellos y que no les pongan obstáculos, que usen mi oficina, que tengan una puerta directa al gobernador”, puntualizó sobre esa labor de enlace que quiere tener con el tercer sector.

El abandono de animales es una de las mayores problemáticas sociales en el País. Se estima que en Puerto Rico unos 200,000 perros viven en la calle. Para Beatriz, es un asunto que debe ser atendido a nivel gubernamental debido al impacto que tiene en el turismo y en la imagen general delpaís.

Entre las propuestas, incluidas en el Plan para Puerto Rico, está que cada escuela pública adopte un animalito. “Ahí podemos enseñarle que quizás los patrones que le enseñaron en la casa no eran los correctos y aprenden que hay que tratarlos con cariños y que ese animalito lo necesita”, expresó la primera dama.

“Son cositas pequeñitas que pueden hacer cambios grandes en una o dos generaciones”, añadió, al destacar que durante un sondeo realizado sobre el contenido del Plan para Puerto Rico una de las áreas con mejor acogida fue el programa para los animales.

Cree en la adopción de mascotas, pero sostuvo que no comparte la idea de dejar un perrito en la calle una vez es esterilizado.

La agenda en este tema incluye también reforzar la Ley para el Bienestar y Protección de Animales y crear en escuelas abandonadas -que busca sean traspasadas a los municipios- espacios para albergar estos animalitos que están en la calle.

De Wilma Pastrana, espera darle continuidad a los encendedidos navideños en La Fortaleza, que se convirtieron en un centro de encuentro para muchas familias y en una oportunidad para que pudieran conocer el Palacio de Santa Catalina.

“Lee y Sueña”, iniciativa de Luis “Piti” Gándara, volverá a ser una realidad. De hecho, aquí la idea es integrar a pasadas primeras damas para que le lean a los niños. De Kate Donnelly rescatará “Destellos de la Moda”, que fue entonces una plataforma para que talento del patio expusiera sus creaciones.

“Mueve la economía, es orgullo nuestro y todo el dinero que se recoja va para las organizaciones sin fines de lucro. Es algo que hay que continuar”, abundó.

“Sí se puede” y “Los Niños Primeros” fueron programas que se establecieron durante los dos cuatrienios de Maga Rosselló. Trabajan con la austoestima y los valores. “Es dejarle saber a los niños que ellos pueden soñar, que lo pueden lograr, es hermoso”, indicó.

De Lucé Vela quiere retomar el énfasis en la importancia de adoptar. No se concentrará en los aspectos legales, dijo, sino en mejorar la calidad de vida de esos niños mientras estén bajo el cuidado del Gobierno.

“Es bien importante hacer cambios. O sea, que yo no vengo a perder esta oportunidad para trabajar”, insistió.


💬Ver 0 comentarios